domingo, 12 de octubre de 2014

Batidos domingueros y algo que pensar



Batido de mango, zanahoria, naranja y lima.






Me pasa a menudo eso de ponerme a pensar en cuanto tengo un momento, y pienso en cualquier cosa, evadiéndome un poco de cada vez para meterme de lleno en una realidad creada en mi cabeza.
Hay veces en las que, para qué mentir, todo me parece horrible, y me parece que nada de lo que hago tiene ningún sentido porque no está dirigido a aquello que quiero conseguir. 
Otras, en cambio, creo que estoy en el lugar y el momento adecuado, y que todo lo que haga tendrá algún tipo de repercusión sobre mi futuro, y que esta será, en el mejor de los casos, positiva.
Pero en un día como hoy, un domingo lluvioso y otoñal, prefiero no pensar en mí y dedicarle mis momentos al mundo y a las personas, y contentarme pensando algo tan sencillo como lo maravillosas que son las personas, quizá no siempre en su totalidad, pero sí en ese conjunto que es la vida, y teniendo en cuenta su pasado y todo lo vivido. Y me agrada pensar que todos somos muy fuertes y que lo vamos superando todo poco a poco, sin importar lo gigante que sea el obstáculo.
Y es que más una vez he llegado a la conclusión de que somos lo que queremos ser, y que lo que queremos ser es alguien a quien queramos y a quien podamos admirar. Y quién mejor que admirar que tú mismo.
Creo que para seguir adelante cuando, aparentemente, no somos capaces, sólo hace falta que nos admiremos un poco, que nos queramos, y veamos desde dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde vamos.

Sé feliz y ten un buen día y una fantástica vida,

                                                                              Nieves








0 comentarios:

Publicar un comentario