lunes, 10 de agosto de 2015

Post lunático #1

·READY, SET, GO·




Empezar cosas, a menudo, significa hacer cambios, cambiar. Cambiar el tiempo que dedicabas a algo para dedicarlo a otra cosa, significa evolucionar a otra etapa, significa avanzar.
A lo largo de estos últimos años, los cambios, las evoluciones, las cosas que empiezo y las que acabo, me han acompañado cada día, para lo bueno y para las malo.
Cambiar, complicado pero natural. He hecho cambios, he hecho muchísimos cambios que nunca han sido positivos pero que siempre me han dado una experiencia, una nueva perspectiva, una nueva manera de ver mi realidad. A veces, con estos cambios, me encuentro más sola que nunca, y a veces respiro esa soledad, casi regodeándome.
Y es que cuando decides empezar una nueva etapa de tu vida, no todo tu pasado se adaptará de igual manera, e igual decidirás que algunas de las cosas que antes creías necesitar, solo eran un deseo, algo prescindible.
Avanzar es, por encima de todo, una misión dura y llena de obstáculos, una senda por la que no todos se deciden a caminar, y en la que, en ocasiones, sentirás que estás en una completa soledad, que no puedes contar con nadie. 
Algunos días esto te producirá una enorme tristeza, te preguntarás, quizá, la razón o razones por las cuales algo ha dejado de funcionar, intentarás culparte para respirar con calma y no repetir ese error.
Otras ocasiones, y estas son las importantes, valorarás lo que tienes, lo que se ha quedado contigo, lo que ha atravesado la etapa a tu lado, tu roca. Y pensarás que si algunas cosas han decidido avanzar contigo, las que no lo han hecho no han tomado esa decisión, simplemente no han querido.
Avanza, descubre, evoluciona y crece. Quien se quede a tu lado durante la tempestad, también se quedará cuando el tiempo esté estable. No dejes que nada ni nadie te frene por el mero hecho de no querer caminar a tu lado. Sigue adelante, con lo que puedas, con lo que llegues, pero sigue.


Nieves Ugarte

0 comentarios:

Publicar un comentario