martes, 14 de marzo de 2017

POR QUÉ LA ÚLTIMA TEMPORADA DE GIRLS ES ESENCIAL | SPOILER

Son las dos de la noche de un martes. Acabo de ver el quinto capítulo de la última temporada de Girls, la famosa serie descrita como la voz de la generación millennial.
Me ha quedado una sensación extraña después de ver este episodio, una sensación de vacío, de tristeza y, al mismo tiempo, de puro optimismo y alegría.


Hannah está embarazada, con la cabeza hecha un lío y un ambiente desolador. Pero a su alrededor nada pinta mejor.
Analicemos por partes la situación.

Por un lado, sus padres separados. Él ahora es gay. Ella ahora está sola.
Su mejor amigo gay, Elijah,  en estado de negación. ¿Sensato o egoísta?
Sus amigas desaparecidas de escena:
  • Marnie: demasiado ego como para rozar un argumento que no sea el suyo. (El personaje que peor me cae, la verdad). En esta temporada se la está analizando un poco más que en las anteriores, y se puede ver ya su ego siempre presente y lo banal de su percepción de las relaciones sentimentales.
  • Shoshanna: imposible culparla de nada. Realmente se puede ver cómo está encontrando su sitio en la vida, como su espíritu, en ocasiones infantil, sabe salir del paso de las situaciones de la vida cotidiana y todos sus obstáculos.
  • Jessa: Jessa, Jessa, Jessa... Un espíritu libre o no tan libre al que le toca experimentar un sentimiento que roza los celos por una relación que ella rompió, sin culpas como intenta demostrar.
El personaje al que más se está descubriendo es al bueno de Ray, quien, de primera mano ha experimentado la muerte de personas cercanas en dos ocasiones. Sus reflexiones acerca de la vida y de encontrar su lugar en el mundo realmente me han marcado, y me alegro de que en esta temporada, al fin, no quede retratado como el amigo pringado que está demasiado en su mundo como para ordenar su propia existencia.





Esta temporada, para mí, la mejor. Me encanta el análisis de todos los personajes, la manera en la que se les da un trato personal, dejando ver muchas facetas suyas hasta ahora más ocultas.

Se ha tratado el acoso sexual como nunca antes se había tratado. Se ha tratado el sexo como un personaje más, que juega un papel tan importante como el de cualquiera de los protagonistas. Se ha plasmado el cuerpo humano como no se había plasmado en pantalla hasta ahora. Feminismo, esta serie es feminismo sin tapujos.

Esta temporada me parece la más necesaria desde que empezó la serie, la temporada definitiva en la que todos los protagonistas van encauzando sus vidas hacia su destino, en la que todos los hilos se enredan y toman giros inesperados.
El análisis que se hace de todas las relaciones entre personajes me parece alucinante. La manera en la que se pueden ver todas las perspectivas posibles, pudiendo sentirte identificado con las historias. Hace reflexionar, sin duda, sobre el futuro de esta generación, sobre la crisis post universitaria y la complejidad de la edad adulta en personas, quizá no preparadas del todo para ella.

Una serie sublime y cruda, para ver con madurez y sin prejuicios.




Nieves Ugarte

0 comentarios:

Publicar un comentario